Stephi francesa, Nacho vidalense, se conocieron en Inglaterra. A ambos los unía (y los une) el amor por los caballos, pero no fueron ellos (los caballos) los cupidos de esta historia, sino Fede (hermano de Nacho y amigo de Stephi), el verdadero responsable de aquel primer encuentro cuando clase de equitación mediante quedó claro para todos que había “algo especial” ahí. Por esas cuestiones del destino, ese día “no pasó nada concreto” y se re-encontraron en una cancha de polo (oh casualidad!). A los 2 meses ya estaban viviendo juntos sus alegrías y tristezas…

Párrafo aparte merece la organización de la boda que fue orquestada increíblemente por la novia a la distancia y ejecutada por familiares y amigas alrededor del globo todo. El lugar elegido sería la Estancia La Juliana, super especial para ellos porque fue el lugar en que él le propuso matrimonio y sobre todo porque es el lugar donde Nacho, su familia y sus amigos vivieron una infinidad de anécdotas. Durante los meses previos Stephi se la pasó imprimiendo y pegando cada una de las invitaciones, cosiendo los posa cubiertos y pensando cómo estaría decorado cada rincón de La Juliana mientras Juliana (la mamá de Nacho/flamante suegra) seguía al pie de la letras todas las indicaciones de ella y hacía las veces de representante argentina en esta historia de organización de la fiesta. Christine (la mamá de Stephi) y representante francesa, buscaba telas y apliques traidos de Marruecos y Provence. Fue un año entero de coordinar la logística de todos los pedidos: cotillion de asia, pashminas de india, papeles, invitaciones, confirmaciones, amigos que viajaban desde Europa, reservas de hoteles, transportes… lo que se dice una verdadera DIY Destination Wedding. El mes de su casamiento fue el mes más corto de su historia: todo el trabajo en conjunto de todo el año se armó cual operación militar durante diciembre, con el stress que supone semejante movida pero ya al final, viendo que todo fluía, La Juliana se llenaba de risas y quedaba lista para la gran boda. Ahí viene Stephi en el carruaje; Nacho la espera para el gran SI y a Fede, desde algún lugar, también se le llenan los ojos de lágrimas.

Getting Ready Novia: Estancia La Cautiva  •  Ceremonia y Fiesta: Estancia La Juliana, Coronel Vidal, Pcia de Buenos Aires  •  Catering: Ochoa  •  DJ: Scazzeta  •  Vestido: San Patrick  •  Make up: STUDIO MAKE UP  •  Flores: Magdalena Kayser de Demaría  •  Peinado: Marcela Angelucci  •  Ambientación: Bajo el mando de Stephanie: Gerardo, María Carmen, Gerardito, Soledad, Carmencita, Felipe y Alejandro Lecueder, Carlos, Juliana, Diego, Juan Francisco, Julián y Esteban Cerboni, Daniel, Christine y Delphine Antunes, Micaela Iocco, Nacho Carrasco y Maru Roca  •  Fotos: RODRIGUEZ | MANSILLA + Rocío Pérez Aledda























































































Japón. Ese sería el común denominador de esta historia. Y Naty, la Roberta Galán, también. Fue en 1998 que Julián viajó al país oriental, becado para estudiar y conocer más sobre su cultura. De madre japonesa y padre italoespañol, nunca le había prestado mayor atención a esa parte de sus raíces sino hasta que vivió en carne propia esa experiencia que le cambió la vida por completo. Al regresar a Argentina sus actividades dentro de la comunidad Nikkei se hicieron moneda corriente y así fue que, compartiendo la afición a la fotografía, Julián conoció a su amiga Naty en una muestra en la que ambos exponían. Se hicieron muy amigos y a Naty se le ocurrió que él y Patricia, su gran amiga de la infancia, podrían hacer una linda pareja. Tarea fina de inteligencia mediante, fotito va, fotito viene, sin que ninguno de los dos supiera bien que estaba tramando Naty, un día se encontraron y no se separaron nunca más. Y como si la labor de Naty hubiera sido poco, el día de su boda, ella misma se encargó de ponerle el broche de oro japonés dando un show de Taiko (tambores japoneses) para toda la teleplatea. Con ustedes, nuestro resumen.

Getting Ready Novia: Hotel Hilton Puerto Madero  •  Iglesia: Santiago Apóstol  •  Salón: La Escondida de Olivos  •  Catering: Galindez  •  DJ: Repila  •  Vestido: Muscaria Couture  •  Make up y Peinado: Luis García  •  Ramo: La Mejor Flor  •  Video: Rodrigo Zadro  •  Shows: Juan Rodó  •  Mukaito Taiko  •  Zuripas  •  Fotos: RODRIGUEZ | MANSILLA + Rocío Pérez Aledda





















































































Después de las dos primeras salidas, la respuesta de Cyn fue tan contundente como ignorada: “no soy la chica que estás buscando”. Claro que a Mario esto mucho no le importó y decidió seguir adelante utilizando aquella vieja estrategia de “bueno, ok, entonces seamos amigos” :) Amistad mediante, juntada va, juntada viene, Mario le robó ese primer beso que tanto tardó en llegar, pero a partir de ahí todo cambió: En mucho menos tiempo del que hubieran imaginado, se encontraron por primera vez pensando en pasar su vida juntos, y lo que es aún mucho más fuerte: se encontraron pensando como sería la forma en que anunciarían a todos su inminente paternidad. Cyn estaba completamente decidida a NO casarse… pero Mario con un ramo gigante de flores que apenas cabía en sus brazos, y -por qué negarlo- abusando de la sensibilidad propia de una embarazada, propuso que la gran noticia fuera anunciada a los seres queridos en su propio casamiento… y Cyn, entre lágrimas, ya no pudo negarse. Tan rápido fue todo, que no hubo forma de programar el evento con los tiempos habituales; así que al mejor estilo pediatra cuando surge una urgencia, en una especie de “sobreturno” encontramos la manera de hacer el registro de su boda con el sello “Rodriguez | Mansilla” pero una vez más a través del ojo de nuestras fotógrafas estrella: Rocío Perez Aledda y Coni Rosman.

Organización: GSEventos  •  Salón: Madero Walk  •  DJ: Leo Cragno  •  Video: Ismael Gonzalez  •  Show: Raul Barboza  •  Fotografía: Rocio Perez Aledda y Coni Rosman


























































Creemos ferviertemente en nuestra función documentalista dentro del legado socio-cultural de esta época que nos ha tocado vivir. Los casamientos son la génesis de las nuevas familias y por eso nos encanta ser parte de ellas y aportar nuestra mirada para que las generaciones que están por venir puedan ver cómo se festejaba, dónde, cómo se vestían, cómo eran los objetos que utilizaban, modas, modismos y todos aquellos detalles que hacen a nuestra idiosincrasia. Las sesiones de embarazo son la continuidad de esa historia y por eso también nos resulta sumamente interesante poder registrar los momentos previos al nacimiento para continuar construyendo el legado de esa familia que comienza a dar sus frutos. Hoy les queremos compartir la sesión que hicimos con Maia, Sergio y Ciro, una familia con mucho rock :) Espero que la disfruten tanto como nosotros hacerla.


















Les dejo un resumen de mi cobertura fotográfica para Rolling Stone del show “Metallica By Request” que dio la banda en La Plata la noche del 29/03/2014.